jueves , julio 9 2020

Agricultores de legumbres se reunieron en Curepto para conocer alternativas de riego del poroto tórtola variedad Zorzal

Noticias Región del Maule: Debido a la sequía que vive nuestro país, se analizaron ensayos y se dialogó en torno al desarrollo de nuevas posibilidades de sistemas de riego, variedades y fertilización de porotos para la zona del Valle del Mataquito.

En el encuentro hubo representantes de INDAP Maule, INIA Quilamapu, Universidad de Talca, Pontificia Universidad Católica de Chile y Universidad Central.

Un inolvidable encuentro se realizó en Curepto, Región del Maule entre agricultores, Prodesales, representantes de instituciones gubernamentales y el equipo de «Polo Legumbres», en torno al desarrollo de nuevas posibilidades de sistemas de riego, conocimiento de nuevas variedades, estrategias de fertilización y evaluación de los principales problemas que aquejan a los productores de leguminosas en el Valle de Mataquito, Región del Maule.

De esta manera, el viernes 17 de enero se vivió una enriquecedora jornada de campo, en la que se compartió conocimiento, se impulsó transferencia tecnológica y se buscaron soluciones a los problemas actuales de la pequeña y mediana agricultura de las leguminosas.
El encuentro se realizó en el marco del proyecto «Polo Legumbres», que busca el desarrollo de ingredientes funcionales y aditivos especializados para la valoración de la pequeña y mediana agricultura de secano, en el que la Universidad de Talca es responsable de la línea productiva del secano costero de la Región del Maule

El encuentro se realizó junto a representantes de INDAP, INIA Quilamapu, Universidad de Talca, Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad Central, Conversa Chile, y lo más importante, más de una cincuentena de agricultores de legumbres de Curepto, Chanco, Licantén y otras localidades de la Región del Maule. 

Allí destacaron las participaciones de Kianyon Tay, investigador de INIA Quilamapu; Claudia Araya, jefe de área de INDAP Curepto; Andrés Schwember, académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Director del proyecto Polo Legumbres; Ana María Méndez, Dra. en Fisiología Vegetal del Centro de Fenómica de la UTAL y el Dr. Ricardo Cabeza, investigador y docente de la Universidad de Talca.

La actividad se inició con una visita a la producción de poroto tórtola variedad Zorzal, propiedad del agricultor Héctor Farías, quien contó con el apoyo de Polo Legumbres para desarrollar dos ensayos de esta variedad. En el lugar se presentaron distintas posibilidades y estrategias de riego, y se contrastaron resultados: en un sistema se utilizó el riego por cinta, mientras en el otro, por surco. Además, se ensayaron distintos tratamientos de fertilización nitrogenada.

«En el riego por cinta se utilizaron 5 mil metros cúbicos de agua por hectárea, mientras en el riego por surco se usaron 9 mil metros cúbicos, por lo que se confirmó un ahorro fundamental de agua», destacó Ramón Amigo, ingeniero agrónomo de la U. de Talca, y uno de los responsables del desarrollo de ambos ensayos.
«Además, en el riego por surco originó más malezas, y se debió utilizar una mayor cantidad de fertilizante, por lo que la cinta es el sistema recomendado para el ahorro de agua», agregó el profesional.

Por su parte, el agricultor Héctor Farías se mostró orgulloso de los resultados vistos hasta ahora en sus cultivos: «Las plantas ahora se están viendo muy sanas y ojalá llegue todo a buen puerto. Partimos realizando ensayos pequeños, en los que probamos cuatro variedades de porotos. De ahí surgió la mejor, que fue la variedad Zorzal, con lo que hicimos ahora un ensayo de extensión mayor. Ahí implementamos un riego normal (por surco) y otro por cinta, que nos permitió hasta un 60% de ahorro de agua», señaló.
«En este periodo de escasez de agua esto es muy importante. Si usted va a apreciar el río Mataquito, está muy seco, por lo que la idea es ahorrar agua, y que todos ganemos, porque hay que aprender a vivir con la comunidad de manera más sociable», agregó.

El único inconveniente del sistema de riego por cinta es, evidentemente, monetario. Los agricultores que deseen implementarlo deben invertir un monto cercano a los 800 mil pesos por hectárea.

«HAY QUE REGAR EL TERRENO ANTES DE PLANTAR»

Por su parte, el ingeniero agrónomo e investigador de INIA Quilamapu, Kianyon Tay, ofreció algunas recomendaciones a los productores de legumbres de la zona, relacionadas con riego, genética y control de enfermedades.

«La variedad de poroto tórtola Zorzal-INIA surgió hace cerca de 3 años y la recomendación es no mezclar esta semilla. Para no perder su pureza genética, hay que guardar aparte los granos de mayor calibre, con lo que asegura el material genético, que dura varias temporadas. Así además se controlan plagas y enfermedades», comentó.

«Además se recomienda sembrar la última semana de octubre o a inicios de noviembre. Lo ideal es que el brote aparezca lo antes posible, es decir no después de 8 o 9 días. El suelo además tiene que tener humedad. Para que la producción sea pareja, hay que regar el terreno antes de plantar. También es recomendable utilizar fungicida y tener cuidado con el agua para regar, porque los porotos son muy sensibles a la salinidad», agregó el investigador.

Por su parte, Ricardo Cabeza, docente de la Universidad de Talca, y jefe de la línea productiva de la región del Maule, destacó las propuestas de trabajo y opciones de mejoramiento que surgen tras estos encuentros.

«Es una actividad central para nosotros porque estamos finalizando nuestro año de trabajo en esta zona del valle del Mataquito. Tenemos un trabajo durante todo el año, con muchos agricultores, donde además hacemos un seguimiento del cultivo del poroto. Además, hacemos una propuesta de trabajo para que los agricultores logren mejores rendimientos, pero también haciendo uso más eficiente de los recursos que ellos tienen, como fertilizantes o la misma agua. Es una actividad muy importante, estamos muy contentos que hayan venido cerca de 50 agricultores, porque esto significa que lo que estamos haciendo es un gran aporte», apuntó el profesional.

«Este encuentro me pareció excelente. Yo no había visto en este lugar este sistema de riego y creo que se podría implementar en algunas hectáreas. La agricultura hoy está mal, por eso sirven estos encuentros. Porque de lo contrario, tal vez ya no estaríamos en este rubro. Yo empecé a los 14 años y llevo 57 años en lo mismo. Aunque la verdad, no me quejo, porque he sido muy trabajador y me ha ido bien», afirmó Heraclio Morales Muñoz, productor de Curepto, quien siembra porotos hace décadas.

En tanto, la Dra. Ana María Méndez, del Centro de Fenómica de la UTAL mostró su satisfacción por la cantidad de productores que llegaron a la cita.

«Estoy sorprendida, pese a que siempre hemos tenido convocatoria de agricultores acá en la Región del Maule. Pero ahora hubo casi 70 personas y es súper bonito, porque este es recién el segundo año que hacemos esta actividad acá, lo que significa que desde el año pasado hasta ahora, hemos tenido una buena comunicación con los productores. Además, ha sido gracias a una estrecha relación que tenemos con los Prodesales. Sin ellos no podríamos llegar a los agricultores».

Finalmente, Claudia Araya, jefe de área de INDAP de Curepto, agradeció al proyecto «Polo Legumbres», por recoger inquietudes y brindar apoyo a los agricultores maulinos.

«Este proyecto lo conocí hace un tiempo y traían muy buenas ideas. Es un proyecto muy valorable y los agricultores están muy motivados. Es una instancia de conocimiento para todos ellos, nuevas tecnologías, semillas de calidad para evitar enfermedades. Y traer al campo este sistema de riego implementado es buena alternativa para que el resto de agricultores vean que se pueden hacer cosas mejores, optimizando el riego», señaló.

El encuentro finalizó con agricultores, Prodesales, ingenieros agrónomos, y docentes reunidos en equipos de trabajo, a dialogar sobre costos, instrumentalización, innovación, asociatividad, un mayor uso de tecnología y los pasos a seguir para lograr una mejor retribución para los agricultores, y que la producción de legumbres sea un negocio rentable.

Entre las peticiones que realizaron los agricultores destacó la posibilidad de generar nuevas variedades de porotos, resistentes a las heladas; innovar con algunos ensayos de siembra en invierno; capacitación para agricultores en uso de herramientas que favorecen el cultivo, aprovechamiento de la humedad y el nitrógeno del suelo, y la revisión de los derechos de agua, entre otros.

¿QUÉ ES EL POLO TERRITORIAL DE LEGUMBRES?

Impulsados por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y en el marco del Programa Estratégico Transforma Alimentos, nacen los Polos Territoriales de Desarrollo Estratégico. Su objetivo es desarrollar una nueva industria de ingredientes funcionales y aditivos especializados, provenientes de materias primas agrarias nacionales y para ello, crear una red conformada por distintos actores del sector capaz de generar encadenamientos productivos entre los agricultores, la academia y la industria.


Disney+ desde Chile

Comentanos con tu Facebook

comentarios

Acerca de Manuel Villagra

Trabajador Radial desde el 2006. Comunicador desde Siempre.

También puedes ver

Senadora Rincón y rechazo a retiro de 10% de pensiones: “Presidente ¿a quién protege?”

Un llamado al Gobierno y, más específicamente al Presidente de la República, para que ejerza …