12 de diciembre de 2022

Especialistas entregan recomendaciones para la prevención del cáncer oral y llaman al autoexamen

La prevención temprana contribuye positivamente a disminuir los principales índices de mortalidad de una patología, la cual, en Chile alcanza una cifra del 50%.

Varios especialistas en odontología brindan una serie recomendaciones las cuales sirven como medidas preventivas y hacen especial énfasis en algunos signos específicos, los cuales se consideran criticas puesto que pueden afectar cualquier zona de la boca de una persona, provocando tumores que pueden, en algunos casos, aumentar su tamaño de forma alarmante.

Es un tipo de cáncer de cabeza y cuello en el que ocurre un crecimiento anormal de la mucosa bucal. Este tejido enfermo tiene la capacidad de crecer rápidamente e invadir estructuras vecinas y distantes produciendo metástasis, el odontólogo José Agustín Márquez, explica que generalmente se desarrolla en adultos o adultos mayores y en sus primeras etapas puede ser asintomático o confundirse con otras lesiones banales.

 
Las primeras señales “no son síntomas, no se sienten, pero sí se presentan con formas y la principal de ellas es de lesiones blancas o úlceras pequeñas, que no necesariamente tienen que doler pero que son motivo de consulta al especialista. Pueden ser en cualquier lado de la boca, principalmente en las caras laterales de la lengua”, indicó el académico de la carrera de Odontología de la Universidad Autónoma de Chile.

 
Dentro de los síntomas para tener en cuenta cabe mencionar coloración roja o blanca, dolor, picazón, dificultad para hablar o comer, sensación de adormecimiento del área afectada, movilidad de dientes y adenopatías cervicales.

Autoexamen y la detección oportuna
Agrega que “hay otras señales que se pueden observar cuando, lamentablemente, la enfermedad ya está avanzada. Empiezan a aparecer, por ejemplo, pequeños nódulos en el cuello o aumentos de volumen en la lengua, boca, dolores asociados y molestias e incapacidad al tragar”.

 
“Por esta razón las personas, y los profesionales de la salud bucal, debemos estar permanentemente alertas”, añadiendo que un diagnóstico temprano de la enfermedad aumenta en un 85% las posibilidades de sobrevivencia, destacó además la importancia del autoexamen. 

De ahí su llamado a que “las personas, si tienen alguno de esos síntomas o signos, acudan y consulten oportunamente a su dentista, especialmente aquellos casos que estén expuestos constantemente a factores como el tabaco y el alcohol en grandes cantidades. Cualquier paciente que tenga esos riesgos asociados tienen, sí o sí, que hacerse un examen con un cirujano dentista que esté preparado para ver este tipo de lesiones y pueda hacer un diagnóstico inicial que permita al paciente llegar a tiempo; de lo contrario, las consecuencias pueden ser mortales”.

TEMAS